martes, 13 de marzo de 2018

BIDI - PARTE 3 - FEBRERO DE 2018


Encuentros febrero 2018
BIDI
Parte 3
Bidi está con vosotros y os saluda.
Sigamos, si queréis, nuestros intercambios relativos a la Eternidad, la Conciencia y la Verdad que sois. Si hay algo que deseéis preguntar sobre lo que tratamos ayer, es el momento de responder a ello.
…Silencio…
Si no hay preguntas, pasaremos a lo que es posible que observéis hoy, es decir, el vehículo del Sí, que llamáis el “cuerpo de Eternidad”.
Hasta hace poco, pudisteis daros cuenta a través de la percepción, de la energía, de la vibración relacionado con la instalación de este cuerpo de Eternidad, de un sentimiento y vivencia de la acción de ciertas zonas de vuestro cuerpo de carne, sobre las que el cuerpo de Eternidad estaba resintetizado.
Hoy, en los procesos de resurrección global y colectiva, nuevas percepciones pueden surgir a través de vuestro cuerpo físico, así como en la misma conciencia, la famosa “Conciencia Desnuda” en la que todo es Evidencia.
No es cuestión, por supuesto, de dar un curso de anatomía sutil del cuerpo de Eternidad que está al mismo nivel de vuestro saco de carne, un saco de Luz que os sirve para desplazaros y experimentar. No obstante, existen innumerables manifestaciones en vuestra conciencia ordinaria, como en vuestra conciencia corporal que os hace, a veces, fijar vuestra atención sobre manifestaciones inéditas por la presencia del cuerpo de Eternidad.
Os recuerdo que, al nivel de la conciencia, lo que predomina es la Serenidad, la Alegría, la Paz, la Evidencia y, sobre todo, la Unidad o, si preferís, la “no dualidad”. Esta “no dualidad” se expresa más bien en todos los aspectos, a través de los sentidos, de las relaciones, de todas las comunicaciones que llevéis a cabo en este mundo, así como para los que tienen acceso a ello, a los mundos sutiles.

Me refiero, realmente, a los sentimientos relacionados con las llamadas “Puertas” y “Estrellas”, así como a la Onda de Vida, al Canal Marial, a la Corona del Corazón y a la MerKaBah interdimensional. Por mi parte, continuaré con estas palabras simples, localizables por todos y evitaré las palabras connotadas según el sistema tradicional tanto oriental como occidental. ¡Ya no necesitáis eso!
Entonces, veamos primero, las innumerables señales de vuestra resurrección al nivel del cuerpo. Pueden aparecer de manera simultánea o no. Pueden también estar todas presentes o solo algunas, cambiar de día en día o de hora en hora como efectos que veremos más adelante, a esta Conciencia Desnuda.
En primer lugar, veis evidentemente, que hay muchas, no ya requerimientos de la Luz como los habéis llamado, sino olas de Luz que vienen de alguna manera para apoderarse de vuestra conciencia ordinaria, dándoos la impresión de quedaros dormidos, que entráis en un estado de estasis, es decir, de disolución de lo efímero, a ciertas horas diferentes cada día.
Luego hay percepciones que ya conocéis, de las Coronas radiantes, es decir, el corazón, la cabeza y el sacro. Existe una característica especial de sensación que corresponde a lo que pasa al nivel de vuestros pies, podéis llamarlo quemazón, calor, hormigueo, parestesia o, de alguna manera, algo que recubre a la vez, la planta del pie y todo el pie. No se trata de la Onda de Vida en uno de los tres componentes, es vuestra crucifixión como la llamáis los occidentales. Es decir, el momento en que, estando plenamente presente, los lazos de los recuerdos de la historia de esta tierra, son reemplazados por la historia original inalterada que, como sabéis, está relacionada con la liberación de la tierra y el núcleo cristalino de la tierra. Ya no es el Sharam Amrita o la Onda de Vida que sube, sino que es directamente la estructura de los Triángulos de Eternidad, situados al nivel de los pies, lo que os da esas sensaciones.
Esta vibración, porque lo es, puede a veces subir, no dependiendo de circuitos a la altura de las piernas, como la Onda de Vida, sino de manera global, circulando como un vórtice alrededor de los tobillos, de las rodillas, de las pantorrillas y, a veces, de los muslos. Algunos de vosotros notáis una perturbación en la parte posterior de los muslos, tales como un entumecimiento o curvatura. Eso no tiene nada que ver con vuestras posturas, esfuerzos o forma de sentaros. Eso forma parte de la energía de Sirius, despertada en vosotros. Os recuerdo que lo que llamáis “energía de Sirius” no es más que la memoria de esta tierra antes de su confinamiento.
Existen también, muchas sensaciones de varios tipos, a la altura del sacro y de la cabeza y del pecho, donde sentís zonas o puntos precisos, correspondientes a las estructuras que podéis haber conocido, como los llamados “Triángulos elementales”, “Estrellas” y la “pequeña Corona de la Cabeza”. Pero existen innumerables puntos de percepción nuevos, a veces dolorosos, en la cabeza que no están situados sobre las Estrellas o lo que llamáis los “Cuatro Vivientes”.
Eso corresponde a una alquimia que os permite pasar al cerebro de la Tercera dimensión con el potencial espiritual de la Quinta dimensión y a todas las otras dimensiones que habéis llamado “Estrellas”. Esas Estrellas son las que os permiten desplazaros en los mundos libres de forma instantánea; son las que permiten fluidificar y unificar las dimensiones como las manifestaciones del tipo que sean, dentro de la Conciencia Una.
No es mi propósito detallar todos esos circuitos de la cabeza, sino haceros conscientes de que cuando percibís la cabeza o cualquier zona del cuerpo, esos fenómenos inéditos, antes de que se active el mental para saber si es patológico, si es normal o anormal, os aconsejo que os pongáis en Silencio y quietud, y observéis como testigo, cómo se desarrolla, no para fijar vuestra atención en la sensación, sino para informar a vuestra Conciencia Desnuda de lo que está sucediendo para evitar precisamente que el mental se apodere de vuestros síntomas y los adose a una causa vinculada a este mundo.
Y lo mismo para los sonidos de los oídos. Sabéis que la Nada o el Canto del alma, está hoy presente en un número creciente de hermanos y hermanas convencidos de tener acúfenos, cáncer, tapones o anomalías cerebrales. La modificación de los sonidos es también muy importante porque os permite captar las primicias del Coro de los ángeles, como se os ha explicado, traducidos en destellos cristalinos en los oídos. También os parece escuchar una forma de ruido vago, en los oídos, que corresponde al sonido de fondo del universo. Es lo que de forma simplista se ha llamado OM.
Esos síntomas os confirman la relación constante con el alma y el Espíritu.
El cuerpo de Eternidad, a pesar de la activación, desde la resurrección en muchos de vosotros de la MerKaBah interdimensional o vehículo ascensional, no puede permitiros hoy vivir en otro lugar que, en este cuerpo, es decir, en el “Aquí y Ahora”. Es decir, que independientemente de las informaciones, las experiencias, los estados que vivís, todo debe ser informado a la Conciencia Desnuda y al nivel de la Evidencia del Corazón.
Comprended que no necesitáis comprender sino únicamente vivirlo sin preguntaros demasiado, permaneciendo dentro del testigo y del observador.
Es así como se unifica la conciencia y los ajustes finales entre el cuerpo de carne y el cuerpo de Luz, se armonizan, se fluidifican y permiten en definitiva responder de diferentes maneras a los eventos colectivos que determinan y condicionan lo que llamáis vuestra libertad. Para saber si vuestra libertad se inscribe en lo que denomináis el “libre albedrío” o en la “Libertad de la Gracia”, allí donde solo puede haber Amor, más allá de toda forma.
El cuerpo de Eternidad, debido al punto de unión situado sobre la cabeza a la altura de la Vajra, de la Fuente de Cristal, modifica profundamente y de manera definitiva, la noción de ser una identidad, un cuerpo mental reemplazado por la Eternidad. Porque la noción de identidad se modifica y eso entraña repercusiones sobre la regulación central. Eso afecta al sueño, al hambre, a la sed y, sobre todo, a la regulación térmica.
El Fuego Ígneo puede también presentarse como un escalofrío helado que no tiene nada que ver con las fuerzas astrales, pero que está relacionado con la alquimia de dicho Fuego Ígneo con vuestro cuerpo al nivel de vuestras células y la estructura del denominado “cuerpo etérico”. Como sabéis, la Luz está por todas partes. La energía vital ha sido reemplazada por la energía vibral que no tiene las mismas características. La Vibral es vibración. La energía es circulación. Por tanto, tenéis zonas de resonancia situadas, como he dicho, en los pies o sobre los puntos de la cabeza, pero también en el pecho.
Todas vuestras necesidades, todos vuestros deseos, todos vuestros impulsos, están siendo continuamente modificados por el efecto de la Gracia y de la luz. Puede haber momentos, cuando el cuerpo de Eternidad está completándose o terminado, en que vivís estados que podríais calificar de irreales o de sueños que os hacen pensar en este mundo por lo que es realmente. Esa sensación de irrealidad no debe llevaros a abandonar este mundo, de ninguna manera, pero sí, estar firmemente establecidos en la verdad de vuestra Eternidad a través de este cuerpo, porque todo se vive Aquí y Ahora, en el Instante Presente.
El cuerpo de Eternidad no puede daros ninguna visión, solamente percepciones de la conciencia y sensaciones vibratorias. Si aparecen mecanismos visuales, de algún tipo, no están vinculados al cuerpo de Eternidad sino a restos del astral dentro de vuestro cuerpo de carne y de la conciencia ordinaria. Dejad que eso fluya, no le concedáis ninguna importancia. Únicamente la percepción Vibral y la manifestación de la Conciencia Una son las pruebas de vuestra experiencia. No necesitáis nada más porque todo lo demás es superfluo. Todo lo que se juega en esta bolsa de carne, porque el cuerpo de Eternidad está casi totalmente presente, ya percibas un elemento, ninguno o la totalidad, no cambia nada esta verdad. Porque como ya habéis notado, tal vez aquellos que estáis abiertos a vuestra identidad Eterna, a partir de ahora seréis mucho más capaces de vivir esto con Evidencia, no porque seáis los primeros (en el sentido de ser elegidos), sino simplemente porque habéis hecho el trabajo con nosotros para preparar esto.
El cuerpo de Eternidad hoy, no os permitirá escapar de este mundo, sino al contrario, encarnar totalmente vuestra Eternidad a través de este cuerpo de carne y a través de la conciencia ordinaria. Es simplemente vuestra mirada, vuestro punto de vista, la atención que ponéis, lo que os hace posible distinguir lo que os interesa: lo efímero o la Eternidad. Desde vuestro posicionamiento en este nivel, fluirá directamente la facilidad o la dificultad de vivir la transmutación final.
Eso no tiene nada que ver con vuestra antigüedad en el proceso de liberación o el hecho de vivirlo desde hace uno días. Simplemente, los que se abren ahora, no necesitan los prerrequisitos que tenemos, no yo, sino los que han desarrollado los Ancianos durante todos estos años.
La única referencia, para simplificaros la vida, es simplemente la Conciencia Desnuda y la observación, sin mental, de las manifestaciones que os permiten a la vez reafirmar el testigo, el observador y dejar que se instale la Evidencia, independientemente de vuestros deseos, ideas o creencias. La instalación de la Conciencia Desnuda no responde a ningún deseo ni decisión de la persona. Así como no puede haber trabajo vibratorio, porque en un momento dado llegáis a un punto de ruptura o de reversión como se denominó; pero, como sabéis, solo vosotros podéis dar el último paso, es decir, realizar el sacrificio y dejar de soñar con la individualidad que ya no existe.
No hay más que una Conciencia. Todo es Uno. Y cada fragmento de nosotros es la totalidad, la misma totalidad. Eso significa que, en este período, tanto si estáis en la espera, estáis en resurrección, o estáis liberados, no representa ninguna diferencia. Cuanto más simples seáis, más felices estaréis de ser testigos de esta Eternidad que se despliega ahora de manera visible, sin querer interactuar con ningún elemento de vuestros recuerdos o de vuestras proyecciones en el futuro, y entonces, se completará la resurrección de manera inolvidable, de manera majestuosa.
Así es el Amor, como sabéis. El verdadero Amor no es de este mundo. No puede existir aquí, aunque el amor es el soporte de la vida y no puede existir la más mínima manifestación de la conciencia sin amor. El cuerpo de Eternidad desplegado lo mismo que la aparición de la Conciencia Desnuda, desarrollan otro aspecto del Amor que es la “sabiduría”. Porque vosotros vivís realmente que, si no sois nada en la superficie de este mundo, sobre todo en vuestras pretensiones espirituales, entonces podéis vivir el hecho de serlo todo, a pesar de la presencia de este cuerpo de carne, todavía.
Es este juego de la conciencia el que os asienta en vuestra Verdad. Entonces, vuestra verdad, ¿es el sueño de la persona o es la Eternidad? Si es realmente la Eternidad, más allá de la evidencia de la Alegría y de esta Conciencia Desnuda, hay sabiduría. Esta sabiduría no es la sabiduría en el sentido humano, es de la Conciencia que ve y percibe la ilusión como la Verdad, pero no está implicado en lo uno ni en lo otro y permanece firme, cada vez más y solo, en el Corazón, ahí donde todo es abundancia, Evidencia, Alegría y, sobre todo, que nunca termina o se detiene.
Así que, llamo vuestra atención sobre el hecho de que debéis conocer a cada minuto, donde lleváis vuestra conciencia y vuestro testigo lo sabe. ¿Dónde ponéis vuestra atención?, ¿dónde miráis?, ¿escucháis chismes o estáis realmente en el silencio? Todo eso, por supuesto, tiene efectos a la vez, sobre el cuerpo de carne, sobre el cuerpo de Eternidad y sobre el posicionamiento de vuestra conciencia. Os recuerdo que las charlas de ayer, os decía que la conciencia y las diferentes conciencias que yo había experimentado cuando vivía, hace unos años, no tienen ya lugar de ser por la alquimia y superposición de la totalidad de la Conciencia Una y eso ocurre en cada uno de vosotros a cada minuto e incluso cuando dormís.
La facilidad o la dificultad de integración o de pasaje de lo efímero a la Eternidad, se hace con más o menos evidencia dependiendo solamente de dónde lleváis y colocáis vuestra conciencia, sea cual sea vuestra vida. Tanto si tenéis veinte años o cien años, no cambia nada. Tanto si estáis en pareja o solitario, tampoco cambia nada. Es el estado de la conciencia y su conexión con el cuerpo de Eternidad lo que hace que este cuerpo de Eternidad y vuestra Conciencia, sean funcionales. Porque hay, a la vez, Conciencia de Eternidad, el Sí, el Absoluto y la conciencia personal. Todo eso se alquimiza con más o menos felicidad, más o menos obviedad si estabais abiertos o liberados a finales del año pasado o vivís los procesos de vibraciones de la conciencia y la energía desde hace mucho tiempo.
De hecho y, en definitiva, se puede decir que el único reto que hay en vosotros es plantearos la pregunta: ¿Qué estoy mirando?, ¿qué veo?, ¿qué escucho?, ¿dónde llevo mi conciencia?, ¿sobre lo bueno y bello de mi Eternidad o sobre las desgracias de este mundo? La diferencia es sensible. En un caso, vuestro corazón se cierra; en el segundo caso, si miras la belleza, vuestro corazón se abre. Es un elemento fundamental. No podéis seguir como antes, sean cuales sean los hechos anteriores. Sois nuevos. Las reglas de funcionamiento de la Eternidad, en este período de transición actual en el que todos se unen a su libertad, sea lo uno o lo otro. Independientemente de los antecedentes, de vuestras experiencias pasadas. Todo eso para desembocar en una sola cosa, o un estado de evidencia o un estado de dualidad donde todo será clasificado en bien y mal.
Esto no permitirá nunca ser libre. La verdadera libertad es reconocer vuestra Eternidad y ver la ilusión total de este mundo que es pasajero, sean cuales sean las historias de encarnación incluso antes del encierro. Es la única forma hoy de poner fin al olvido y, sobre todo, poner fin a todas las creencias, a todos los egregores, a todas las adhesiones que habéis vivido de forma extensiva, que nosotros hemos vivido en esta vida o en otras vidas que conciernen a la persona, pero no a lo que sois.
Lo que sois, no tiene nada que ver con este mundo, lo que sois no tiene nada que ver con el encierro, lo que sois no tiene nada que ver con la dualidad. Estáis en una escena de teatro que no tiene ninguna sustancia, sean cuales sean los dolores y los sufrimientos. Entonces, por supuesto, si vuestro cuerpo sufre, ocupaos de vuestro cuerpo. Pero no mezcléis eso con la espiritualidad. Y no confundáis un sufrimiento que se contrae, con una vibración que abre la misma Conciencia, aunque sea doloroso. La diferencia es muy simple, tan pronto la hayáis vivido, aunque solo sea una vez, no podréis equivocaros ni ser engañados.
Vais a daros cuenta también, que cuando la Eternidad toma el control de vuestra vida, cuando no vivís ya vuestra vida, sino que os convertís en la Vida, lo que es el caso para muchos de vosotros, podréis decir efectivamente: “yo y la Fuente, somos Uno”, “el mundo y yo, somos Uno”, “los universos y yo, somos Uno”. Porque eso es la Verdad y ella se vive.
No mezcléis el Espíritu, con los quehaceres de la persona. Mezclad la personalidad, cuando debáis actuar con la persona, aunque las tres conciencias, la de lo efímero, la de la Eternidad y la de la Evidencia que corresponde a la Conciencia Desnuda, están presentes, debéis esforzaros cada vez menos, para proporcionar, para vivir y expresar vuestros pensamientos, fuera de los períodos en los que os encontráis en estado de pe-estasis. Todos vosotros habréis constatado que todavía hay momentos en el día en que recuperáis vuestro estado anterior, no al nivel de la conciencia, sino el funcionamiento normal de vuestro cuerpo. Y, en otros momentos, en los que hay muchas dificultades para mover este cuerpo o esta conciencia ordinaria.
En estos casos, no os asombréis ni exclaméis, sino situaos inmediatamente en el testigo y en el observador. No necesitáis saber a qué corresponde, simplemente, observad, mirad y sentid no a nivel de visiones, sino sentid en vosotros lo que está sucediendo. Y sintiendo eso, veis inmediatamente si el Corazón está o no, de acuerdo. Esta vez no se trata de preguntas, no se trata de preguntar a vuestro Corazón. Están todas las respuestas y la respuesta es lo que sois. Es así como la Eternidad ocupa todo el espacio, aunque el evento colectivo no haya aparecido.
Por supuesto, existen innumerables características de vuestro cuerpo de Eternidad. Pero os recuerdo lo que he dicho, esas capacidades, de momento, son eficaces en este mundo. No para ver el mundo, condenarlo o lo que sea sino porque vuestro cuerpo de carne está aquí todavía. Y retiene un poco, es normal, todo el potencial de las Estrellas, de las Puertas o de los nuevos cuerpos. No obstante, eso es suficiente para transmutar la totalidad del complejo cuerpo/mental. Si actuáis como testigo, como observador en la Infinita Presencia, cuando se presente una ocasión, por la vibración o en el tiempo libre, hacedlo rápidamente y notaréis la diferencia entre lo que está relacionado con la persona y lo que está relacionado con la interacción con la Eternidad. Con el cuerpo de Eternidad, del que algunos percibís la vibración global que se manifiesta sobre todo en los momentos en que las olas de Luz se estrellan contra ciertas zonas del organismo que es el asiento de la identidad en vuestra cabeza.
En este momento, hay olas de Luz; esas olas de Luz, como las denomino, pueden llegar desde abajo, por los pies, pueden llegar por arriba, por vuestra cabeza, pueden venir directamente del interior de vuestro cuerpo, de vuestro corazón y, más raramente, pero es más importante, podéis vivir y sentir lo que llamaría olas transversales acopladas a olas horizontales que se realizan de manera sensible o visual, una especie de cuadrícula. Esa cuadrícula que muchos habéis viso hace años en el techo de vuestra habitación, por la noche, es el enrejado etérico libre donde no existe ninguna falsificación. Este enrejado etérico libre está ahora presente sobre vuestro cuerpo de carne, por la acción del Corazón de Eternidad, por la acción de la Conciencia Desnuda.
Las necesidades fisiológicas, los impulsos, los deseos -digo bien, todos los deseos-, son evacuados, lo que contribuye a dejaros en esa vacuidad donde el placer es posible pero no responde a un deseo o a un impulso, sino simplemente a la verdad de vuestro Corazón. Estad atentos a eso porque vuestra simple vigilancia sobre la vibración basta para que emerja con más intensidad, la Conciencia Desnuda y el cuerpo de Eternidad, en este mundo.
Una vez más, este proceso de resurrección afecta a la totalidad de la humanidad, almas humanas, sin ninguna excepción. Veréis, si no ha sido todavía el caso, alrededor de vosotros, innumerables hermanas y hermanos humanos que rechazan lo que sucede o que se lo cuestionan pero que lo viven, sin embargo. Por el contrario, si lo rechaza la conciencia personal, es la libertad de la persona la que se pone en movimiento entonces; en ese momento observaréis comportamientos, conductas, emociones, un mental que se vuelve aberrante, es decir, que solo obedece a la lógica binaria de este mundo. Mientras que cuando el cuerpo de Eternidad está en el centro de la escena de la conciencia, la única palabra que puede estar presente, es la serenidad y la paz previa a la Alegría. El mental no puede más que llevaros a aberraciones comportamentales o a una lógica comportamental propia de este mundo.
Esto está ocurriendo, diría, en todas partes, seáis conscientes de ello o no. Por supuesto, el resultado de esta interacción y de esta transubstanciación, no es el mismo para todos. Y cada uno es libre según lo que concibe, piensa y vive de la libertad. Entonces, no hay mejor ni peor, cada uno encuentra su libertad en función de lo que es y no de lo que cree o lo que proyecta, es decir, la realidad de su alma y, obviamente, dependiendo que su alma esté girada hacia la materia o vuelta hacia el Espíritu o disuelta, las consecuencias futuras de la Libertad, no son, en absoluto, las mismas, pero cada cosa, y lo repito también, está en su lugar.
No puede haber el menor error en la Inteligencia de la Luz y en el Amor; es imposible. Por eso es obvio. Porque vosotros os reconocéis o no, pero es vuestra libertad. No hay ningún pretexto que pueda mantenerse, ninguna ocupación que pueda restringir o prevenir el surgimiento del cuerpo de Eternidad. Porque la Resurrección ha tenido lugar y lo que vivís, no es más que el ajuste último del choque de la humanidad. Eso fue denominado por los Ancianos, “la guerra de todos contra todos”. Pero esta guerra de todos contra todos, también está en vosotros, entre lo efímero y lo Eterno; entre la Paz y la no paz, entre la Evidencia y la oscuridad, entre la ligereza global, y la pesadez. Aunque las variaciones de densidad forman parte también de los procesos de esta alquimia particular.
Por tanto, en la actualidad, es muy simple para cada uno, ver la Verdad a condición de querer verla. A condición de realizar, realmente, el sacrificio de la persona, el sacrificio de la historia personal o de las leyendas, mitos e incluso las enseñanzas espirituales de este mundo, sean las que sean. A solas, es verdaderamente “a solas”. No se requiere un punto de referencia en el pasado, en el futuro o tratar de adherirse a un modelo espiritual, religioso u otro. Sin eso, sois libres, real y concretamente.
Pero recordad que ser libre, en el sentido de la Verdad, no puede en ningún caso, ser una decisión de la persona, porque es justamente, el abandono de la persona. El sacrificio libremente consentido, no de vuestros logros, de vuestra mujer o de vuestros hijos o de vuestra profesión, sino de la ilusión de este mundo, de creer ser una persona que evoluciona, que sufre, que mejora, a quien se ha prometido el paraíso o el infierno. No hay ninguna verdad en esto. Todo sucede ahora; en el instante, y en ninguna otra parte. Porque el Cubo Metatrónico está desplegado, porque la Luz está desplegada y si vuestros ojos no ven lo que está oscuro y no ven la belleza de lo que está ahí, estáis en la dualidad; es tan simple como eso.
La Conciencia Desnuda es la Conciencia unida, es Una y Única. ¿Cómo queréis, con lo que se está desarrollando ahora, seguir persiguiendo alguna quimera de vuestra persona o de la historia? Os estáis demostrando a vosotros mismos que estáis atrapados por la materia, por la visión material o astral; que no habéis salido del yo. Digo del yo “YO” y del juego “JUEGO”. Queréis jugar, pero es vuestra libertad que debéis asumir. Es vuestra responsabilidad, eso no depende de nadie, ni de un Arconte, ni de un maestro, ni de un gurú, ni de un miembro de la familia, ni de Cristo, ni de María. Eso solo depende de vosotros con vosotros.
Se ha insistido ampliamente sobre esta noción de “a solas”. A solas, no quiere decir estar aislado del mundo, sino solo consigo mismo. En vuestra terminología occidental se podría llamar a eso un “examen de conciencia”, pero es un examen. ¡Vamos! ¿Queréis pasar el examen o no? No hay otra alternativa. No existe ninguna postura de la persona, ningún comportamiento de la persona, ningún logro anterior que os sea de utilidad hoy.
Sed verdaderos, sed espontáneos, sed simples, no mintáis, no manipuléis, sed lo más espontáneos posible; esto es lo que os colocará automáticamente en el Instante Presente y en el testigo, dejando entonces el espacio a la Conciencia Desnuda para poner en acción vuestra resurrección y su finalización.
Haya lo que haya en vuestra vida, lo que os parece complicado, pertenece a este mundo y está inscrito en la dualidad. El Corazón, la Conciencia Desnuda, el cuerpo de Eternidad es ligero, sereno, pacífico, diga lo que diga la persona, sean cuales sean las manifestaciones de la persona.
Como dije ayer, son los dos platos de la balanza y estáis todos capacitados, si sois honestos, para mirar el astil de la balanza. ¿Volvéis vuestros ojos a la ilusión de este mundo para condenarlo?, ¿os volvéis hacia la belleza de vuestro Corazón? ¡Es muy simple! Y cuando la resurrección está aquí, cuando la Evidencia está aquí, no podéis mirar a este mundo si no es como espectador. Pero ya no estaréis involucrados. Aunque trabajéis, ya no sois esta persona porque lo habéis vivido. Dejáis simplemente que la persona viva su vida, pero vosotros ya no estáis identificados al complejo cuerpo/mental; ni a ningún karma ni a ninguna herida.
Por supuesto, la Luz que aún no está completamente instalada, puede mostraros alguna zona de resistencia, alguna zona de oscuridad en la conciencia, en la memoria, en las costumbres o en el cuerpo de carne. A veces, deberéis ocuparos de ello sobre el plano personal y, en otros casos seréis asistidos en la curación para la Eternidad, para la Evidencia de vuestro Corazón, simplemente. Las situaciones van a volverse cada vez más agudas y netas según lo que aceptéis o no. Y sabéis que cuando la Evidencia ha nacido, cuando la Resurrección está aquí, no podéis rechazar nada, ni criticar nada. Solo podéis aceptar la Verdad de todos, aunque no sea la vuestra y, sobre todo, si no es la vuestra.
Si no, quedaréis atrapados, pero esta trampa no es definitiva, aunque puede ser, de hecho, un poco dolorosa, porque los requerimientos de la Luz, las olas de Luz como ahora las denomino, son cada vez más intensas, están cada vez más presentes y modifican y empujan de forma más rápida al mismo tiempo, el cuerpo de Eternidad, el posicionamiento de la conciencia y el cuerpo físico.
Además, la percepción de vuestro cuerpo físico, no es exactamente la misma, al nivel de la sensibilidad e incluso diría que la percepción de vuestro cuerpo está a menudo reemplazada por la percepción directa de segmentos del cuerpo de Eternidad y de vuestro vehículo ascensional también. Y la sensibilidad ordinaria, aunque continúe presente, se ve de alguna manera recubierta de una sensibilidad de la Eternidad, de una sensibilidad a la Luz, más allá de toda visión y más allá de todo elemento distinto de la Conciencia Desnuda que os he dicho.
Si estáis a la escucha de vuestro Corazón, si tenéis esa vigilancia, no hay ninguna razón para que vuestra resurrección, no se complete totalmente en las mejores condiciones. Solo el que mantiene pensamientos duales, comportamientos duales de cualquier tipo, queda atrapado en la dualidad, aunque sienta una de las Coronas. Por supuesto, como sabéis, la Libertad es ofrecida a todos en el momento final, pero, ¿qué tenéis que vivir en este período? La Vida os ha colocado exactamente en aquello que debíais realizar para daros cuenta de lo que sois o para resistir, es decir, mantener la dualidad, sean cuales sean, vuestras palabras, vuestras miradas, vuestros pensamientos, vuestras ideas que se traducirán por una dualidad inexorable del cuerpo de Eternidad que está presente y de vuestra conciencia efímera y del complejo cuerpo/mental que resiste.
En ese momento, el bálsamo del Amor y de la Verdad, se transformará por vuestra propia resistencia, -inconsciente o consciente no cambia nada-, porque eso se sitúa al nivel del alma y no de la persona, os hará vivir elementos más problemáticos que felices, donde la tristeza puede tener primacía sobre la felicidad del Corazón. Y no busquéis coartadas para decir que vuestra vida es así o que el mundo es así, porque yo vengo a deciros que la Eternidad está presente para todos los hermanos y hermanas humanos encarnados, sin ninguna distinción. Pero obviamente, las consecuencias no son las mismas dependiendo de la aceptación, del sacrificio o no. Esto es lo que observáis en todas partes, alrededor de vosotros… y en vosotros.
Así que, existen muchas cosas relacionadas con este cuerpo de Eternidad y esta Conciencia Nueva. Pero lo importante, aquí también, ahora más que antes, no es saber las cosas, sino vivirlas incluso sin comprenderlas. La explicación viene después, no antes. Porque en la Inteligencia de la Luz, todo se hace automáticamente. Así como la flor sale de una semilla, ella tiene un programa, y desde el momento en que tenga sol y agua, cumplirá su programa.
Hoy, podemos decir que hay dos programas de vida que se ejecutan de manera simultánea; el programa de la persona y el programa de la Eternidad. Y en esta alquimia, por supuesto, todo depende de las proporciones de uno y de otro. Es decir, la coloración del alma o de qué parte está el alma, atraída hacia la materia o atraída hacia el Espíritu. Y no es mejor un emplazamiento que el otro. Porque eso depende de vuestras elecciones del alma, aunque no las percibáis. Y no podéis, a nivel persona, oponeros a ello de ninguna manera.
Sabéis también que sea cual sea el evento colectivo y su disposición temporal, en este momento todos veréis la Verdad sin ninguna excepción. Y veréis, si estáis de acuerdo con la Luz y el Amor o si vuestra conciencia ordinaria os ha jugado trucos y os mantiene en la dualidad. Pero aquí también, no sois culpables, ni responsables. Ni como persona, no como alma. En la Unidad, no hay ni culpable, ni responsable, todos vosotros sois responsables de vosotros.
Simplemente, la concepción de la Libertad, el miedo a lo Desconocido, está todavía muy presente en las almas vueltas hacia la materia, pero si habéis vivido en este período de los tres meses transcurridos, las primicias de vuestra resurrección, eso quiere decir, como mínimo, que vuestra alma ya no se vuelve hacia la materia, sino hacia el Espíritu. Y el alma vuelta hacia el Espíritu está consumida por el Fuego del Espíritu, porque el Fuego Ígneo está ahí y es su trabajo. No tenéis, en tanto que persona, ningún medio de acción sobre esto, ya que lo que se vive al nivel de la Evidencia, lo más difícil de aceptar es que no podéis hacer nada al respecto. Dejad que las cosas se hagan o no se hagan. No podéis volver con vuestra persona, con vuestras ideas preconcebidas, vuestras creencias en oposición con la Evidencia que está ahí.
Eso es lo que debe ser visto, que ha sido visto y que será visto cada vez con más agudeza. Es muy fácil hablar de Amor. Es muy fácil hablar del Absoluto. Pero hablar es una cosa y vivirlo es otra. Y vosotros no podéis engañar a nadie porque como he dicho, cuando resucitáis o cuando os liberáis de la persona, vuestras palabras, discursos, miradas, intenciones ya no pueden ser duales, es decir, no pueden estar definidas con relación a vosotros, sino únicamente con relación al otro, aunque sea el peor enemigo, aunque sea la persona con la que tenéis más conflictos.
Cristo ya desarrolló todo esto. Pero el juego de vuestra Conciencia ahora, de esta Conciencia Desnuda y de las diferentes facetas de vuestra conciencia, se vuelve cada vez más evidente. Recordad también que, en la Evidencia de vuestra Eternidad presente, el mecanismo del dolor, del sufrimiento, no desestabiliza más la Verdad que vivís. De esta Evidencia, vuestra conciencia no está ya afectada por el dolor o por el sufrimiento. Eso no significa que tengáis que descuidarlo, sino observarlo también. Sed el testigo, aceptad y, en función de lo que suceda, tratad de permanecer tranquilos. Pero no decidáis nada.
Mientras creéis que decidís algo, hoy, en cuanto al Espíritu, no sois libres. Guardad vuestras decisiones para la persona, para lo que tengáis que hacer en este plano, y dejad obrar cada vez más esta Inteligencia de la Luz, esta Evidencia de vuestra resurrección. Es esto estar Vivo, y ya no solamente vivir su vida.
En cambio hoy, no hablaré de la estructura extremadamente precisa del cuerpo de Eternidad. Os he descrito sobre todo las interacciones entre el cuerpo de Eternidad, el cuerpo de Luz y el saco de carne. La Conciencia lo observa con mucha facilidad.
Durante este período de resurrección, en cuanto a lo que haya que vivir, en los planos sutiles, tened cuidado en no dejar al mental interpretar, proyectar, contarse historias en relación a lo que es percibido o vivido. Aquí también, permaneced en el testigo. La explicación, la comprensión, la lógica de lo que pasa os aparecerá entonces claramente. Tal vez no en el instante, sino que en los instantes de después, con la condición de no jugar con vuestro mental, o intentar pegar lo que vivís con algún marco de referencia del pasado.
Es así como la Evidencia va a volverse cada vez más presente, cada vez más extensiva, cada vez más aparente, y es así como realizáis el único trabajo - que no es un trabajo, sino que es una Felicidad - de dejar el Corazón ser. Es lo que sois. Vuestra persona no puede nada con esto. Porque el proceso de la resurrección individual, que fue validada desde hace unos meses, es verdaderamente algo inaudito. Es decir, llegar a conservar vuestra estructura efímera y unas estructuras sociales, a pesar de la intensidad del Fuego Ígneo que, os lo recuerdo, en un cierto punto, quema literalmente todas las ilusiones, todo lo que sólo pasa, tanto vuestro cuerpo como la totalidad de este mundo. No es una muerte. Sólo la persona lo llama así, sólo el que tiene miedo lo llama así. Es una resurrección, total, de la Libertad y del Amor, lo que todos nosotros somos, sin ninguna excepción, penséis lo que penséis, aunque todavía estéis en la dualidad.
En resumen quiere decir también, que el trabajo de la conciencia, el trabajo del Fuego Ígneo, del Espíritu del Sol, del Corazón de los Ángeles, del conjunto de la Confederación, obran juntos para acompañaros en esta resurrección. Pero ellos no pueden hacer que resucitéis, de hecho ni siquiera yo. Sólo vosotros podéis atravesar este puente, este vacío. Porque el ego os impedirá siempre hacerlo. Es por esto que insisto a la noción de llevar vuestra mirada hacia dentro, hacia vuestro corazón, hacia la Eternidad que está ahí, hacia la resurrección y esta felicidad. No quiere decir apartaros de este mundo, sino verlo realmente y concretamente por lo que es: algo que pasa, y que ahora muere definitivamente. La alegría va a volverse cada vez más íntima e interior, mientras que las alegrías exteriores, ellas, van a apagarse naturalmente.
No os privéis desde vuestro mental de ninguna actividad y así esperar ser mejor, sino que dejad la Inteligencia de la Luz mostraros, manteniéndoos en el testigo, si es bueno o no es bueno, para vosotros. Pero lo bueno o lo no bueno para vosotros se refiere únicamente, no al bien y al mal, sino que al efímero o a la Eternidad. Todo lo que está ligado a la Eternidad es bueno; todo lo que está ligado a la Eternidad es Felicidad, Evidencia, sea cual sea la situación de vuestra vida y sea cual sea lo que se ve en la pantalla de este mundo. Mientras que si seguís en la dualidad del ego, sean cuales sean vuestras percepciones, seguís en el sufrimiento. En lugar de tener, por ejemplo, una simple molestia en la parte trasera del muslo, vais a tener una ciática, que duele muchísimo. En lugar de tener, por ejemplo, un simple dolor a nivel de la Puerta Unidad, por encima del pecho izquierdo, vais a tener una neumonía. Pues no es la misma cosa.
Toda la Inteligencia de la Luz es de alumbrar, tanto el personaje, lo que queda de él, la historia si os adherís a ella, y alumbrar al mismo tiempo vuestra Eternidad, que la percibáis o no. Esto ahora va a aparecer muy rápidamente.
Así que aprovechad lo que está ahí para afinar, por así decirlo, esta Eternidad, para dejarla madurar, y aparecer espontáneamente. Estaréis en la Felicidad, y esta Felicidad pondrá fin a los problemas de este mundo, a los problemas de vuestro cuerpo. En algunos casos, lo dije, tendréis que ocuparos de lo que fue alumbrado. Pero probadlo antes. Si lo que está alumbrado se alumbra cada vez más y desaparece, no necesitáis ocuparos del cuerpo mental, ni del saco de carne, ni de vuestros pensamientos. Si no es el caso, es una invitación de la Luz para averiguar, por así decirlo, si sois la Verdad o si sois la mentira, sin ninguna culpabilidad, ni ninguna responsabilidad. Pero es de vuestra responsabilidad el posicionaros entonces en la Eternidad y en la Unidad. Si no, vais a alimentar los modos arcaicos de funcionamiento de este mundo, vais a alimentar la dualidad, vais a alimentar el efímero, y la Eternidad va a manifestarse ya no por la Felicidad, sino por unas crispaciones de la conciencia, como del cuerpo. Unos dolores sobre los trayectos de la vibración. Tomé el ejemplo de la ciática, pero puede doler cualquier nervio del cuerpo.
Si, por ejemplo, veis que no conseguís eliminar una problemática dada a nivel personal, dejad que la Luz lo alumbre. Si unos síntomas médicos aparecen, y ya no vibratorios, en ese momento es también para vosotros una vía de eliminación. Ocupaos de vuestro saco de carne. Pero no vayáis a reflexionar, a imaginar, a proyectar algo en relación con la Eternidad o este mundo. Sed lógicos y sed, sobre todo, el testigo imparcial de vosotros mismos. El testigo no está implicado. Él da el testimonio de lo que pasa y se hará esta iluminación que, o bien os llevará hacia la dualidad a nivel del saco de carne, o bien hacia la resolución. Y es válido para cada uno de vosotros durante este período.
Y las palabras que he elegido: « la Evidencia, la conciencia desnuda », son fundamentales, porque a partir del momento en que vivís una situación o algo que no está claro, veréis, os resultará confuso, no habrá ninguna evidencia. A la diferencia del que está en el testigo y deja alumbrar, por la Inteligencia de la Luz, las zonas de oscuridad del mental o del saco de carne, donde allí hay resolución.
Esto es lo que quería decir en términos muy generales referente a la conciencia desnuda y a su interacción con la conciencia de la persona, referente también a las percepciones y a la vivencia del saco de carne y a la percepción y a la vivencia del cuerpo de Eternidad. Si respecto a esto tenéis algunas preguntas o algunas necesidades de precisión, os dejo por fin la palabra.
…Silencio…
Si por ejemplo preguntáis sobre ciertas manifestaciones, de la conciencia o del saco de carne, o del cuerpo de Eternidad, puedo intentar con vosotros contestar a eso, justamente para saber si atañe al efímero, a la dualidad o atañe a la iluminación por la Eternidad.
Pregunta: Hace un año, me descubrieron un fibroma en el cerebro izquierdo. Quería saber si forma parte del proceso de la Luz o es…
Hace un año, no había resurrección, me parece, a pesar de las vibraciones, de los fuegos del corazón. Sin embargo, lo dices, esta masa apareció antes: hace un año. Pues necesariamente es algo que pertenece a la persona, a algo que no se quiso ver o aceptar. Ahora, hoy, que hayas empezado unas terapias convencionales o no, y habiendo la resurrección, tú misma puedes constatar donde está este proceso, si había unos síntomas, por supuesto.
…Había unos síntomas, pero el Arcángel Anaël me dijo de no prestarle atención, de dejar de verlo como una enfermedad y desaparecerá.
Hoy, con arreglo a lo que dije, ¿qué observas? ¿Hay persistencia de las señales y síntomas, una agravación o una desaparición de éstos?
…ni desaparición ni agravación, pero de vez en cuando siento algo.
Entonces puedes afirmar claramente, que con relación a antes de la resurrección, hayas hecho lo que hayas hecho o no, hay una mejoría.
…Sí, podríamos decir que sí. Sí.
Entonces el Arcángel Anaël tenía razón.
…Gracias. Nunca lo dudé.
Tenéis que ser capaces, retrospectivamente desde hace unos meses, de hacer una especie de comparación o de paralelo con vosotros, antes de la resurrección y vosotros hoy, y constatar lo que ha cambiado o no, a todos los niveles. Os es fácil pues ver, por vosotros mismos, este proceso de resurrección en marcha, o bien ver vuestras propias resistencias a la Eternidad. Atañe tanto al estado de vuestro saco de carne como al estado de vuestro mental, de vuestro estado mental, por así decirlo. Es realmente esto.
Pregunta: Me gustaría que Bidi volviera a hablarnos de manera muy corta, de cuando nos encontramos en dualidad con alguien, en lucha, en oposición.
Bien amada, en cuanto haya dualidad enfrente de alguien, es que ambas personas están en la persona. Es tan simple como esto. Si estás en la resurrección y en el Corazón, real, Vibral, del Fuego Ígneo y de la resurrección, en esta Evidencia, ya no puede haber el menor problema con nadie. Si no, si hay un problema quiere decir que todavía eres una persona. La conciencia desnuda no puede tener ningún problema con nadie.
…¿Cómo reaccionar?
Pues no hay que reaccionar. La reacción está inscrita en la dualidad. Hay que acoger. Reaccionar te muestra que estás en la dualidad. La Unidad, es acoger. Si no siempre habrá dos personas. Pero el que más abierto esté, el que vive la Evidencia, aunque sea una simple serenidad o un simple cambio, aún sin estar en esta Felicidad total, que él llame a su Corazón en lugar de la persona. La primera etapa es no reaccionar, si no esto demuestra que tienes algo que defender. Y sólo la persona tiene unas cosas que defender, no la Eternidad. Así que el problema no es encontrar una técnica sino más bien, como dije, de posicionar tu conciencia. Mientras quieras reaccionar, resolver, arreglar, te inscribes en la dualidad, no puede ser de otra manera. En cambio si estás en la Evidencia de tu resurrección, pues en la Unidad, no puede haber ningún problema, porque enfrente de ti hay una persona que reivindica, y tú eres el que ha resucitado. Confía en lo que eres en Eternidad. Pero sobre todo no reacciones. Si no vas a alimentar la dualidad, vas a alimentar al otro y vas a alimentar a tu persona.
Entonces por supuesto, hay unos casos que son profundamente, diría yo, difíciles. Pero ahí, la estrategia es la misma. No olvidéis que la Inteligencia de la Luz os muestra vuestra dualidad, la dualidad de este mundo. No para pararse allí o resolverlo, sino para mirar en vosotros, en la belleza de vuestra resurrección, de vuestra Evidencia, de la conciencia desnuda, y no en unas problemáticas de la persona. La única estrategia, la única conducta posible para aquel que vive la resurrección, es bien evidentemente la amabilidad, el Amor, la acogida y la ofrenda de este Amor. Ya no es cuestión de una persona que defiende un punto de vista.
Y de hecho con la resurrección, el punto de vista de la persona, o bien es reforzado y es la dualidad, o bien sólo puede desaparecer. No lleváis nada hacía vosotros ya que no hay más ego. Hay una persona que vive su vida, pero la conciencia desnuda, la resurrección, la libertad toman el relevo sobre todo lo demás. No podéis estar como estabais ayer, si vivís vuestra resurrección. Ninguno de los elementos habituales de los mecanismos de funcionamiento de la persona puede perdurar más allá de un cierto límite. Ya lo veis, tal vez algunos de vosotros, a través de unos mecanismos de la memoria, donde la memoria llamada automática ya no funciona. Es decir que todo lo que se hacía automáticamente, porque habíais tenido el aprendizaje, a veces está ausente. Y es normal. No hay nada patológico.
¿Cómo queréis, durante el momento colectivo, desincrustaros de la persona, si estáis sometidos a ella?, digáis lo que digáis. Porque esto no depende de vuestros pensamientos, de vuestras reacciones. El momento colectivo es la crucifixión final, es el despertar de todo el mundo, verdaderamente sabéis quienes sois. Y a veces habrá resistencia, a veces habrá distancia, a veces incluso habrá negación. Es por esto que la aclimatación a vuestra Eternidad, a vuestra conciencia desnuda, es un regalo esencial que vosotros mismos os habéis hecho, con el fin de que vuestro trabajo, de acogida, de sacrificio, beneficie a cada uno, y no solamente a vosotros, ya que cada uno está en vosotros.
Conecta con lo que decía antes: cuando hay un conflicto de persona a persona, no te quedes en la persona sino que deja la Evidencia tomar el relevo. Esta Inteligencia es muy superior a tu pequeña inteligencia, limitada por el marco en el cual vives, de hecho sean cuales sean tus estudios. Pues la Inteligencia de la Luz obra ahora. Obra de modo cada vez más tangible a través de tu saco de carne, a través de la sociedad, por todas partes.
…Es pues aprender a ser uno mismo y estar zen.
Esto no se aprende, se realiza solo. No hay ningún aprendizaje, hay una aclimatación. No es del todo la misma cosa. Tenéis que desaprenderlo todo, para dejar la espontaneidad de la Luz encargarse de todo. Por supuesto, no siempre es posible. Tal y como dije, a veces hay que actuar en el seno de la persona. No es como con la pregunta anterior donde se hablaba de relación, de transacción entre dos personas. Para retomar tu frase: no podéis aprender a estar zen. No es una conquista; no es algo que podáis trabajar. Porque este lado zen, de Evidencia, de Felicidad y de Serenidad sólo depende de una cosa: del Abandono y del Sacrificio, de nada más. No es un esfuerzo. Y sois ayudados, porque el cuerpo de Eternidad está ahí, y porque la conciencia desnuda también está ahí. Así que girad vuestra conciencia dentro, con el fin de dejar la primacía, ya no a la persona sino a la conciencia desnuda, a la Eternidad, porque la Evidencia de la que hablo actúa sobre las circunstancias de la persona y la vida de la persona. Esa Evidencia es evidente de constatar. No tiene que ser preguntada, no tiene que ser conceptualizada o proyectada, ella misma se realiza a partir del momento en que eres el testigo, y a partir del momento en que este testigo acepta este abandono total, esta crucifixión. Cada día, la vida os lo propone. No es un acontecimiento aislado, aunque seáis capaces de ver en qué momento la verdad nació. Pero, entre la verdad que nace y la finalización de la maduración, hay un cierto lapso de tiempo muy corto, que ya estáis viviendo ahora, desde hace más de dos meses.
Mirad, nunca os hablé de tiempo. Hoy sólo os hablo de tiempo, porque el período actual es propicio a esto. Antes, no hubiese servido de nada. Pero ante la evidencia colectiva que está ahí, verdaderamente tenéis todo lo necesario, útil e indispensable, para dejar que vuestra resurrección se viva. Y esto ya no depende de una práctica, de un ejercicio, de un protocolo o de una observación de este mundo o de vuestra persona. Depende únicamente de vuestra capacidad para mirar, a través del personaje. Y sobre todo constatar los efectos sobre la Paz, sobre la Serenidad, sobre la Evidencia de lo que se vive. No os puede engañar. Si os hacéis preguntas, es porque no lo vivís. No puede haber ninguna pregunta. Es por esto que hablo de Evidencia. Es simple. Si no es evidente, es porque no lo vivís, todavía. No hablo de vuestra vida, de vuestra historia, sino de lo que vive vuestra conciencia. ¿Vivís la persona, el personaje, la historia, o vivís la Verdad, esta Evidencia donde todo es silencio y todo es inmovilidad? ¡Lo veis bien, no! No puede existir la menor duda sobre este proceso de resurrección, porque justamente esto atañe a la conciencia desnuda. Lo repito: es la alquimia de la supra-conciencia de Turiyá, del estado de vigilia y del estado de sueño.
¿Quién quiere compartir o expresarse?
Pregunta: Usted dice que hay que ocuparse del cuerpo, a veces. Pues, a principios de enero caí enferma porque, justamente, no me ocupaba demasiado de él y cuando quise ocuparme de él viendo un alópata o un homeópata, las cosas empeoraron.
Supongo que no hiciste, ya que no lo sabías, lo que dije, es decir ser el testigo y observar. Por supuesto, al principio de enero, creo que dijiste, era algo muy nuevo. Pero ahora, muchas semanas han pasado y tenéis la capacidad de ver si hay que ocuparse del cuerpo, o si hay que ocuparse de la Eternidad. Pero todo depende de qué enfermó.
…los pulmones.
Entonces está directamente conectado con el fin de la dualidad, por la Puerta Unidad y por la Puerta AL. Es una manera también de resolver una memoria, una costumbre, un comportamiento, sobre todo cuando hubo antes, si lo has vivido, la conciencia de tu resurrección. Y cuanto más la resurrección se hace de un modo abrupto, rápido, más habrá necesariamente unos problemas a nivel del cuerpo, que corresponden, justamente, a la eliminación de la persona a nivel de sus costumbres. La Unidad no puede cohabitar con la dualidad, es imposible. Ahora no. Y es por esto que digo que hay que ocuparse del cuerpo cuando la Evidencia no actúa con el cuerpo, o bien actúa para eliminar. Hay que ayudar a la eliminación. Pero esto no corresponde a todas las circunstancias dolorosas, tal y como expliqué. Pero el simple hecho de « probarlo por vosotros mismos », lo que acabo de decir os mostrará claramente lo que hay.
Pregunta: Durante la primera parte del encuentro me dormí, y estuvo muy bien. Me desperté con unos temblores y no podía estar quieta. Duró un buen rato, y luego usé el “truco” del testigo, y ahora todo va bien. ¿Era una resistencia u otra cosa?
No, depende del horario. Y sabes muy bien que hay unas olas de Luz y que algunas de esas olas de Luz, el Fuego Ígneo se vuelve un temblor más bien frío o unas vibraciones intensas. Pues no tiene nada que ver conmigo, sino que está más bien ligado al horario y al hecho que te hayas dormido. Pero tú misma me dices que practicando lo del testigo y del observador, esto paró. Pues confirmas que sea cual sea el origen, - y te recuerdo que no es importante - el emplazamiento del testigo te da la explicación. Porque si estás mejor, quiere decir simplemente que algo fue evacuado al mismo tiempo que algo entraba, la famosa ola de Luz, sobre todo si atañe a todo el cuerpo.
…Gracias.
Pregunta: Las sincronicidades que todo el mundo vive, que son cada vez más repetidas, ¿guardan alguna relación con la conciencia desnuda?
Sí. Directamente. Está ligado a la Gracia, por una parte, y a la Inteligencia de la Luz, por otra. A partir del momento en que te giras hacia el estado de testigo, sin ninguna voluntad, la Inteligencia de la Luz, el despliegue de la Gracia permite esto con cada vez más claridad.
El Comendador os lo había repetido: el miedo o el Amor, el Amor delante o el miedo delante. Es la misma cosa con el testigo, con la resurrección, con la Evidencia. ¿Utilizáis, por así decirlo, la Evidencia, o utilizáis la persona? Por supuesto, la persona es indispensable en ciertas circunstancias. Pero, ¿primero habéis antes, antes de dejar expresarse libremente a la persona, habéis dejado la Evidencia actuar, o ver su acción, o no? Os demostráis a vosotros mismos, simplemente por costumbre, si ponéis delante vuestra persona y los miedos, o el Amor. Todos vosotros sois capaces de sentirlo y de verlo, aunque no sintáis ninguna vibración. Dije bien, y lo repito: vuestro cuerpo de Eternidad está presente para cada uno, que lo percibíais o no.
Pregunta: ¿Me parece que se dijo que el testigo o el observador tenía que desaparecer?
Exactamente.
…En el período de resurrección que vivimos en estos momentos, el testigo obligatoriamente tiene que estar ahí, o…
No obligatoriamente, pero forma parte de la conciencia desnuda. El testigo o el observador a nivel del Sí, de la supra-conciencia, la conciencia ordinaria y la conciencia desnuda, que es la reunificación de todas estas conciencias, más todas las demás de las que hablé. Pues el testigo hoy para vosotros, desde la resurrección, es de gran utilidad. Pero si estáis totalmente en la Evidencia, en ese momento la conciencia desnuda y de Eternidad ha tomado el relevo y no hay ni testigo, ni persona. En estos casos, no sirve de nada. Especifiqué bien que estaba ligado a los casos de resurrección, sobre todo para los hermanos y las hermanas que no han vivido nada antes y que ahora viven su resurrección. Diría, para los que han trabajado con el testigo y han evitado las trampas del orgullo espiritual, la inflación del Sí y del ego conjuntamente, era importante, durante este período anterior a la resurrección, que el testigo desapareciese. Pero hoy la resurrección en sí, vuelve a poner al testigo, diría yo, en acción. Pero este testigo también está sometido, de alguna manera, a la Evidencia, antes la Evidencia no estaba presente, la conciencia desnuda tampoco. Pues, por supuesto, es profundamente diferente y vosotros lo vivís, aunque viváis las vibraciones y unas experiencias extensivas de la naturaleza que sea, percibís bien, claramente, que desde hace algunas semanas, algunos meses, todo ha profundamente cambiado y continúa cambiando, incluso la historia de la persona. Lo repito: se trata de una liberación de la persona, pero también de la historia colectiva e individual.
Pregunta: El hecho de que haya muchas personas que todavía se agarran a una historia, ¿puede ralentizar el proceso de resurrección colectiva?
Propongo contestarte de otra manera. Podéis acelerar muchísimo, a partir de ahora, la velocidad de aparición del acontecimiento si aceptáis, cada vez más numerosos cada día, a giraros hacia la Evidencia. Quiere decir también que efectivamente los hermanos y las hermanas, y sobre todo aquellos que han vivido la Luz, es decir el Sí, que recrean unas historias, efectivamente es una fuerza de resistencia a la Verdad. Pero sabéis, todavía hay muchísimos hermanos y hermanas humanos inscritos en su pequeña historia personal. Pero sois millones, el Comendador lo dijo. No sois la mayoría, pero no es importante. Pero cada día, si sois cada vez más numerosos a giraros hacia la Evidencia y seguís viviendo en este mundo, y a no rechazar nada, bien evidentemente que vais a acelerar vuestra resurrección, individual, pero también colectiva, con el acontecimiento final.
No olvidéis que se os dijo que estabais en la co-creación consciente. La co-creación consciente, no es querer el fin de un mundo o del mundo, ni esperarlo ni temerlo. Simplemente es ponerse en esta Evidencia, sabiendo pertinentemente que vuestra resurrección va a acelerarse, al igual que los acontecimientos del mundo. Así que no penséis en los que ralentizan, sino que pensad sobre todo en los que pueden acelerar y no aceleran, porque hay otra cosa que hacer, porque hay unas obligaciones, porque hay unos placeres y porque no hay tiempo, y porque tenemos otra cosa que hacer. ¿Queréis Ser o queréis hacer?
No os ocupéis de los que están en su historia, sino que ocupaos de vuestro Corazón. No hay una mejor acción que ésta. No hay un emplazamiento más adecuado.
…Silencio…
¿Todo el mundo está dormido?
….Es difícil de dejar de hacer unas preguntas personales, y encontrar una pregunta general.
Pues las preguntas personales, las haréis mañana de manera anónima. Hoy, no se trata de evocar unos problemas personales, directamente de viva voz. Tiene que permanecer íntimo y personal, y la respuesta será efectivamente ligada a vuestra pregunta, si la hay. Y serán unas respuestas que podrán corresponder a otros hermanos y hermanas.
Pregunta: Una persona que vive su resurrección, ¿ella ayuda a su familia a vivir la resurrección también?
Con la condición de que la familia no se oponga frontalmente y directamente a su resurrección, porque pierden a un miembro de la familia: el marido, la mujer, el hijo y se encuentran con un ser Iluminado, realmente y concretamente. Ya no hay nada personal. Así que no esperéis que vuestra Luz de la resurrección… salvo a nivel colectivo, pero alrededor vuestro, no. Al contrario, en ciertos casos vais a ver a vuestros allegados, si no resucitan al mismo tiempo, van a tener unas caras especiales. Bien evidentemente, ya no sois el mismo, de un día para otro. Ya no tienen a ninguna persona enfrente y es muy desconcertante, sobre todo cuando hay unos lazos afectivos y familiares. Pues no esperéis ser contagioso a vuestro alrededor. Es contagioso a nivel colectivo. Y recordad que en la Inteligencia de la Luz antes del momento colectivo, cada uno resucita cuando le toca.
No es porque vayáis a pasearos en conciencia desnuda, con toda la Evidencia y la Verdad de lo que sois, que los demás van a acogeros con los brazos abiertos, al contrario. Es por esto que los Ancianos os han clamado, durante este último año, de hacer el silencio con lo que vivíais, porque estáis en un apogeo, estáis en el punto de ruptura, de vuelco. Y no hay nada peor, incluso para un marido o una mujer, cercanos a vosotros, que ver al otro no estar en el mismo miedo. Esto enfada mucho, sobre todo a los que están en la dualidad. Y hablo de la dualidad inherente a este mundo. Y ni siquiera hablo pues, de lo que podríais llamar las espiritualidades constituidas, porque allí es la guerra.
Y vosotros no podéis hacer nada. O bien os sometéis a los egregores pasados, o bien vivís la Evidencia. Es una fiesta dentro de sí. Es una fiesta cuando estáis a solas, los unos con los otros. Pero no es una fiesta con los que se han vuelto rígidos en un papel, en una función, sobre todo familiar o afectiva. No les pidáis lo imposible, por ahora. Contentaos con estar silenciosos. No podéis cambiar a nadie. Lo dije, ni siquiera nosotros mismos podemos cambiar a nadie. Sólo podéis irradiar, estar en esta Evidencia y dejar la Inteligencia de la Luz llevar esta radiación ahí donde debe de ir, y no a vuestro entorno más próximo. Esto no es posible.
Tenéis que componéroslas con esto, sin mentir, estando lo más posible en la desaparición, no la física, por supuesto, sino que en el silencio. Acoged al otro, incluso en su profunda diferencia. Pero no vayáis a cosquillearle en su dualidad, si no estáis atrapados. No podéis querer la Luz, ni siquiera para un niño. Dejadle libre. La Luz siempre os deja libre, porque es Amor. Y no os pongáis, por un amor humano, en la voluntad de transmitir algo a vuestro alrededor, porque es un allegado. Vais a encontrar una oposición y hay un riesgo de que sea muy conflictivo, sobre todo ahora. Acordaos: el pensamiento es seguido por el Amor y la conciencia. Imagináis lo que pasa en una relación con un hijo, un padre, un marido, un hermano o una hermana, que no vive la misma cosa. No sirve de nada violentar al otro, aunque viváis el Amor, si él no quiere este Amor. Si vuestro marido necesita un amor condicionado y condicional, ya no estáis en la relación, estáis simplemente en la agresión por vuestra presencia. Así que no proyectéis nada con respecto a vuestros allegados. Sed lo más transparentes posibles, lo más amables posibles y lo más humildes posibles. Si no, vais a chocar, incluso con vuestra actitud espontánea, con el que os conocía de antes. Y de hecho, estoy seguro que algunos ya lo viven, en la pareja, en las familias. Es normal.
Acordaos, con o sin camino espiritual, el que vive en la dualidad no puede concebir otra cosa que la dualidad, aunque se adhiera a la Unidad como concepto, mientras no haya vivido el encendido del Corazón, la Onda de Vida, el Canal Marial o la resurrección, ahora. No sirve de nada. Este Amor es muy desconcertante para la persona, lo dije, es desconocido, y a la dualidad le horroriza lo Desconocido. Cuidado con querer convencer, querer seducir o querer adherir a quien sea. Poneos vosotros mismos en esta Evidencia y en esta desnudez. Pero no uséis ninguna palabra, ningún concepto o idea. Si no tendréis grandes problemas. Tenéis otra cosa que hacer.
Y no olvidéis que el otro, incluso en una relación de pareja, es tan irreal como vosotros. Él no existe en la Luz; no existe en la Verdad; no existe en la Evidencia. El que vive la Evidencia no puede considerar sus hijos como sus hijos. Todos los hijos del planeta son sus hijos. Si hay la menor diferencia, todavía hay dualidad, todavía hay un apego a este mundo, a sus reglas, a su dualidad. Pero no os preocupéis, la resurrección está obrando. Para algunos es brutal y violento, para otros es suave y progresivo, mientras el acontecimiento lo permita.
Acordaos: en el momento final no os lleváis nada, nada en absoluto, ni marido, ni hijo, ni memoria. Solamente la Felicidad y el Amor que sois. Nada de lo que pasa o muere, puede permanecer en la Eternidad.
…Nuestra hermana le la da las gracias por la respuesta.
¿Tal vez estáis hartos de oírme?
…Para nada.
…¿Podríamos tal vez pensar en hacer una pausa?
Si así lo deseáis. Volveré entonces luego, para terminar de daros unos elementos sobre el interfaz entre el cuerpo de Eternidad y el saco de carne y daros, a pesar de todo, unos elementos constitutivos que serán simplemente unas referencias y no un conocimiento, de este cuerpo de Eternidad.
Entonces os dejo tomar un descanso y os digo: « hasta luego ».
…Gracias.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...